El fotógrafo Sebastião Salgado y su esposa plantan 2 millones de árboles en 20 años para restaurar un bosque deforestado e incluso los animales han repoblado su hábitat natural

Conoce a Sebastião Salgado, su biografía, obras y frases.

Sebastião Salgado es un fotógrafo socio-documental, foto-reportero brasileño de 75 años de edad nacido en Minas Gerais, Brasil, el 8 de Febrero de 1944.

Sebastião Salgado solo tomó fotografías durante sus 30 años, pero la disciplina se convirtió en una obsesión. Sus proyectos de años capturan bellamente el lado humano de una historia global que con demasiada frecuencia involucra la muerte, la destrucción o la decadencia.

Considerado como uno de los genios de la fotografía, Sebastião Salgado ha recorrido más de 100 países capturando imágenes únicas con su cámara fotográfica, lo que le ha llevado a ser galardonado con  importantes premios internacionales como el Premio Príncipe de Asturias de las Artes , entre muchos otros.

Génesis, una obra maestra de la fotografía

Una de sus grandes obras, Génesis, Sebastião Salgado cuenta una historia profundamente personal del oficio que casi lo mató;  allí documenta las personas y los lugares olvidados del mundo y la proclama como «mi carta de amor a la Tierra».

Génesis es una obra maestra de la fotografía en blanco y negro donde la belleza exuberante de sus imágenes nos traslada a escenas difíciles e impactantes de un lado cotidiano de la vida olvidado por millones y presentes en una de las obras que lo consagraron.

El fotógrafo comenta que la realidad tan cruda de Trabajadores y Éxodos en que fue testigo ha sido tan absorbente que consumió casi la totalidad de sus energías para la fotografía.

“Terminé éxodos muy marcados por la violencia y la injusticia, por la brutalidad total de lo que vi donde terminé demasiado mal y había perdido todas las ganas de fotografiar en mi vida”, cuenta el fotógrafo.

A continuación podemos apreciar algunas de las mejores fotografías de Génesis por Sebastião Salgado.

Lo que no todos conocen acerca de Sebastião Salgado es que junto a su esposa, Lélia Wanick, ha plantado 2 millones de árboles durante 20 años para reforestar un bosque devastado por el hombre, y que incluso ha sido repoblado por animales que prácticamente estaban a punto de extinguirse.

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 129 millones de hectáreas de bosque se están perdiendo todos los años desde 1990, lo que significa un área de tamaño de países como Panamá o Sudáfrica.

El 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la deforestación, estas cifras son alarmantes para la vida en nuestro planeta y conlleva día a día a que innumerables especies de animales y plantas pierdan su hábitat y se vean en peligro de extinción.

Millones se preguntan qué hacer ante esta masacre ambiental masiva; es por esto que tanto el fotógrafo brasileño como su esposa decidieron mostrar lo que puede hacer un pequeño grupo de personas apasionadas y dedicadas a comenzar un proceso de reforestación.

Gracias a este hermoso proyecto, en total, han regresado 172 especies de aves, así como 33 especies de mamíferos, 293 especies de plantas, 15 especies de reptiles y 15 especies de anfibios, todo un ecosistema reconstruido desde cero.


El proyecto ha inspirado a millones de personas de todo el mundo, dando un ejemplo de acción ecológica positiva y mostrando qué tan rápido puede recuperarse el medio ambiente con las actitudes correctas.

Frases de Sebastião Salgado

Éstas son algunas de las frases más compartidas de Sebastião Salgado:

Antes de convertirse en fotógrafo es indispensable contar con una educación, una comprensión sociológica, política, económica e histórica del mundo. Entonces no existen límites para la fotografía.

Ser fotógrafo implica la capacidad de transmitir una particular visión del mundo.

No creo que las personas tengan un estilo. Lo que la gente tiene es el modo de fotografiar lo que está dentro de ellos … lo que está, sale.

Mi modo de fotografiar es mi forma de vida. Fotografío desde mi experiencia y mi manera de ver las cosas, y es muy difícil decir si fotografío dentro de un estilo u otro.

Si me estuviese dirigiendo a estudiantes que desean introducirse en la fotografía documental o humana, les diría que necesitamos más gente que haga este tipo de trabajo. Les alentaría a ello.

Si tomas una foto a una persona que no muestre su nobleza, no existe una razón para hacer la fotografía. Es mi forma de ver las cosas.

Creo que una persona corriente puede ser de gran ayuda, no sólo donando bienes materiales, sino participando, formando parte del intercambio de ideas y mostrándose realmente preocupado por lo que ocurre en el mundo.

Más que nunca, creo que la raza humana es única. Existen diferencias en el color, la lengua, la cultura y las oportunidades, pero los sentimientos y las reacciones de la gente son similares.

Los seres humanos huyen de la guerra para escapar de la muerte, emigran con la esperanza de prosperidad, construyen nuevas vidas en tierras extranjeras, y se adaptan a situaciones extremas.

Espero que la persona que entra en una de mis exposiciones no sea la misma cuando salga.

Tengo la sensación de que si el periodismo fuese un poco más serio, el mundo también lo sería.

No es el fotógrafo el que hace la foto, sino la persona que es fotografiada.

No fotografías con tu máquina. Fotografías con toda tu cultura.

Somos animales, nacidos de la tierra con las otras especies. Desde que hemos estado viviendo en las ciudades, nos hemos convertido en más y más estúpidos, no inteligentes. Lo que hizo sobrevivir todos estos cientos de miles de años es nuestra espiritualidad, es el vínculo con nuestra tierra.

Cada persona que muere, es un pedazo del mundo que muere.

Mostrar las imágenes de la hambruna en África es una manera de denunciarla. En todas partes, estas imágenes han suscitado reacciones. La fotografía es una escritura de una gran fuerza, la puede leer todo el mundo sin necesidad de traducción.

Cuando uno se encuentra en frente de una atrocidad, ¿qué es una buena foto ?, me preguntan a veces. En mi respuesta hay pocas palabras: la fotografía es mi lenguaje. El fotógrafo está ahí para tener la boca cerrada, sean cuales sean las circunstancias, está ahí para observar y para fotografiar. A través de la fotografía trabajo, me expreso. A través de ella vivo.

Fotografiar vegetales, minerales y animales ha sido una novedad en mi vida de fotógrafo, hasta entonces me dedicaba por completo a temáticas sociales. Pero con ‘Génesis’ no olvidé a los humanos. Simplemente fui a buscar, tal como vivíamos hace miles de años.